27/01/2017

¿Qué es la artrosis?

La artrosis (osteoartrosis)¹ es la enfermedad degenerativa del cartílago más frecuente, siendo una causa importante de dolor y discapacidad. El cartílago articular es el tejido que se encuentra en el espacio entre los hueso constituyendo un elemento fundamental para el normal funcionamiento articular. Cuando hablamos de enfermedad degenerativa nos referimos a la alteración de la estructura de la o las articulaciones que cambia su tejido sano por tejido enfermo de mala calidad.

Esta enfermedad puede afectar a las manos, codos, hombros, a la articulación de la mandíbula, a las caderas, rodillas, pies y también a la columna vertebral. En síntesis, cualquier articulación puede sufrir artrosis.

Una de las características más salientes es la aparición de osteofitos (“picos de loro”). Éstos son excrecencias óseas (“sobrehuesos”) que se observan en las radiografías convencionales. Estas formaciones “intentarán”, de algún modo, estabilizar el segmento o articulación inestable y generador de la dolencia, de la misma forma que un yeso inmoviliza una fractura dolorosa y así alivia el dolor. Podríamos decir que son un sistema de compensación que intentará evitar el daño de tejidos y para lograrlo reduce la movilidad de la articulación.

Usualmente, la artrosis se manifiesta con dolor mecánico que es el que aparece con el movimiento de la articulación afectada y cede con su reposo. En ocasiones, cuando las articulaciones se sobrecargan demasiado, los tejidos pueden lesionarse provocando inflamación, cambiando así el patrón del dolor que se volverá de reposo agregándose signos locales de inflamación (dolor inflamatorio). Por ejemplo, un paciente con artrosis de rodilla padecerá dolor al caminar una cuadra que cederá al sentarse o detener su marcha. Sin embargo, si pese al dolor, camina 5 cuadras, es probable que la rodilla sufra más y lesione tejidos lo que provoca inflamación y cambio del patrón de dolor.

Un enfoque racional deberá adaptarse al sitio del cuerpo afectado. La utilización de antiiflamatorios podrá reducir los síntomas, pero de ningún modo resolverá el problema. En líneas generales, plan terapéutico estará orientado a disminuir la carga mecánica (por ejemplo con la utilización de calzados con sistemas de amortiguación adecuados en el caso de una artrosis de rodilla) y aumentar la capacidad de carga (por ejemplo, con el entrenamiento físico asociado a un buen soporte nutricional). También, se pueden agregar las técnicas que nos ofrece la Medicina Regenerativa Intervencionista (Proloterapia o PRP).

----------------------------- [¹] El sufijo “osis” en Medicina hace referencia aprocesos degenerativos crónicos. Es así que se describen artrosis,tendinosis, “ligamentosis”, etc.Por otro lado, el sufijo “itis” alude a los procesos inflamatorios.Así, podemos mencionar artritis,cistitis, bursitis, por citar algunos ejemplos.

Fuente: Ideas Médicas

""

Volver